jueves, 9 de noviembre de 2017

LA "MODA" DE LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Me llama mucho la atención cuando escucho o leo que "está de moda la alimentación saludable", no sé porque considerarlo "MODA", no considero sinceramente que sea algo novedoso, lo que sí creo es que actualmente se hace más conciencia sobre el tema, se informa más y esta información la tenemos gracias al internet, redes sociales a nuestro alcance. En lugar de llamarlo moda, no será mejor analizar el porqué se hace más hincapié hoy en día sobre la importancia de los hábitos de vida saludables.



Podemos dividir la medicina en dos categorías:

MEDICINA CURATIVA: estamos hablando de la resolución de los problemas de salud y tratamientos. A grosso modo ponerle solución cuando ya está presente una enfermedad.

MEDICINA PREVENTIVA: Es la que se busca sea la principal en la actualidad. Como dice la frase "más vale prevenir, que lamentar". Todas aquellas acciones que nos ayuden a prevenir la aparición de problemas de salud son la clave para mejorar la calidad de vida, aumentar la esperanza de vida y mejorar los pronósticos.

Mejorar los hábitos en cuestión alimentación y actividad física forman parte de esta medicina preventiva. ¿Por qué ahora se le da más voz a estas cuestiones? porque nos damos cuenta del gran daño que se está generando en la salud de la población actual y el riesgo en las generaciones futuras (nuestros hijos). El aumento de la obesidad infantil es un de los temas que más preocupa porque es un factor de riesgo enorme que desemboca en enfermedades crónico degenerativas, que acortan nuestra vida, dañan su calidad y si lo vemos muy superficial (que no lo es tanto) generan gastos en sanidad enormes.

Si hoy en día se considera "moda" la alimentación saludable quiere decir que... ¿antes lo que molaba era enfermar, vivir menos y mal?, mmmmm.... no lo creo.

Antes estaba de moda fumar, eso si se volvió una moda, se consumía tabaco porque se consideraba lo más cuqui del mundo, incluso las embarazadas, hasta que la ciencia comprueba el enorme daño que provoca en la salud, las miles de enfermedades de las que es responsable el consumo del tabaco y aun así se tardó mucho tiempo en crear conciencia porque primaba el negocio y el dinero antes que la salud (bueno eso no ha cambiado mucho en algunos productos), pero se han conseguido muchas cosas y actualmente no hay quien no sepa que fumar es peligroso, es un riesgo y mata, sí mata.

¿Qué cuesta cambiar muchos de nuestros hábitos? pues claro que cuesta, pero y nuestros hijos ¿no merecen una oportunidad?. Ellos comienzan de cero, sin hábitos arraigados, sin vicios; el argumento de que "son niños", "es parte de la infancia" perdón, pero no cuela. Me repito mucho en esto, pero es importante y siempre desde el respeto, una galleta no los va a matar, una chuche no es veneno, pero no es parte inherente de la infancia, no viene impreso genéticamente en los niños. Se pueden ofrecer, con medida, nunca como recompensas, nunca pensando que es parte de la infancia y si se pueden evitar pues mil veces mejor. Que no nos sorprenda si nuestro hijo prefiere las chuches antes que la fruta si no creamos hábitos saludables desde edades tempranas, si les inculcamos que las chuches son parte de ser niños, que son divertidas y el premio a sus buenas acciones; que la fruta y la verdura y resto de alimentos saludables son obligación.




Bastante hace la mercadotecnia engañosa bombardeando a los niños con productos que "los harán más felices, más listos, más rápidos, más fuertes", no respaldemos esta falsa información.

Rechazo sin duda las guerras entre madres y padres, entre los que toman extremos y no escuchan a otros, aun así no se puede negar lo que se respalda en evidencias,  no podemos defender lo que no tiene bases. Como adultos podemos cambiar, se puede, podemos mejorar si así lo queremos.

No se trata de juzgar, se trata de crear conciencia. No se trata de reñir, se trata de informarse. Es por ellos, por nuestro mayor tesoro, por su salud, por una vida larga y plena.

La alimentación saludable no es una "moda", es un modo de vida y uno muy acertado.
 

 

martes, 7 de noviembre de 2017

EVIDENCIAS SOBRE EL BABY-LED WEANIING. ¿ES RECOMENDABLE?

El domingo me llegó una notificación de Twitter:

SALUDESFERA la nueva comunidad de blogs sobre temas de salud creada desde las entrañas de Madresfera, a la cual me he unido porque si algo espero cuando busco información sobre temas de salud es que tenga una base en evidencias.
 
El tweet que me ha enviado es sobre una artículo de EVIDENCIAS EN PEDIATRÍA http://www.evidenciasenpediatria.es que obvio va sobre el BLW; el título del artículo es "¿Es el baby-led weaning un patrón recomendable?", había que leerlo.

Trataré de desglosar los principales puntos de este artículo y dar mi opinión al respecto.

"El tipo y forma de alimentación a lo largo de este periodo van a estar determinados fundamentalmente por el desarrollo y maduración del aparato digestivo, renal y del sistema nervioso central, y parece condicionar la alimentación en edades posteriores"

Cuando describo el método BLW me gusta usar mucho la lógica para que se comprenda mejor y es que no es más que seguir el desarrollo natural del cuerpo humano, la naturaleza en su gran sabiduría marca sus tiempos y cuando los entendemos todo adquiere una perspectiva distinta y que muchas veces nos ofrecerá una gran tranquilidad.

Muchos me preguntan porqué algunos pediatras indican iniciar la alimentación complementaria a los 4 meses, porqué en el BLW se dice que a partir de los 6 meses, pues el enunciado del artículo es clave. El cuerpo antes de los seis meses no está preparado para recibir otro alimento que no sea la leche materna o la leche de fórmula, los diferentes sistemas que intervienen en la digestión y metabolismo de los alimentos necesitan madurar. "Curiosamente" el desarrollo psicomotor de los bebés nos da señales de que esta madurez ha llegado, la fuerza muscular en abdomen y espalda que ayuda al bebé a mantenerse erguido, la pérdida del reflejo de extrusión, la capacidad de coger objetos con mano y llevarlos a la bocas... OHHHHHHH!!! son los mismos requisitos para iniciar la alimentación complementaria con los que doy la lata cada dos por tres!.  El cuerpo es sorprendente, ¿verdad?.



El BLW refiere el artículo suele ser un método elegido con más frecuencia por madres que amamantan, con un nivel educacional más elevado y que no se incorporan a trabajar antes de los 12 meses del bebé.

Bueno esto es una estadística, es verdad que mientras más leemos, más buscamos información será más probable dar con este método. Con respecto al trabajo creo que no he negado que para llevar a cabo BLW se necesita tiempo y paciencia, porque requiere la supervisión de un adulto, además que una de las recomendaciones es compartir los tiempos de comida; por lo tanto las mamás que tenemos que trabajar fuera de casa y que necesitamos de guarderías o cuidadores optamos por una alimentación tradicional o por el BLW mixto porque en las guarderías por tema de logística no es un método fácil de implementar.



Uno de los "peros" que menciona el artículo que surge de los profesionales de salud es el mayor riesgo de asfixia, aporte inadecuado de energía y micronutrientes como el hierro.

En muchos posts anteriores hemos hablado sobre estas preocupaciones de algunos profesionales, porque muchos otros lo tienen claro que el BLW es un buen método.

Existe un estudio también de Evidencias en Pediatría "LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA A DEMANDA CON SOPORTE PARENTAL EDUCATIVO NO INCREMENTA EL RIESGO DE SOFOCACIÓN", se trata de un estudio aleatorizado y controlado de 206 niños sanos alimentados con el método tradicional y el BLW. El resultado muestra que los padres que aplicaban BLW al estar asesorados sobre como ofrecer los alimentos sólidos de manera segura no se encontró mayor riesgo de episodios de atragantamiento o asfixia. Deja claro una lista de los alimentos que aumentan el riesgo de asfixia y estos son los mismos que se insiste una y mil veces no se deben ofrecer  durante el baby-led weaning. Siempre apuntamos que no se ofrezcan alimentos duros, redondos, pequeños. Los alimentos deben estar cocinados, con consistencia blanda y conforme mejore la gestión iremos ofreciendo alimentos que requieran ser más triturados por las muelas y claro que el niño tenga una edad que pueda manejarse con ellos. Algunos ejemplos de los alimentos no recomendados son la zanahoria y manzana crudas, los frutos secos enteros, las salchichas, las palomitas de maíz.

 

El articulo concluye que si se cumplen los requisitos, si hay una supervisión de los padres, se ofrecen los alimentos en la consistencia adecuada es una técnica con ventajas sin aumentar el riesgo de sofocación.

Por ello la gran importancia de informarse antes de iniciar la alimentación complementario por el método BLW, básico leer, no es dar cualquier sólido, de cualquier forma; como todo método tiene pautas, pasos a seguir y todas son buscando la seguridad del bebé y una incorporación a la alimentación complementaria de una manera más natural y respetuosa con los ritmos de cada niño.

Hacen falta más estudios, sobre todo de seguimiento para determinar las ventajas y desventajas del baby-led weaning a lo largo de la primera infancia, si es que se conservan hábitos más saludables, si  existe mejor aceptación de nuevos alimentos, menor riesgo de sobrepeso y obesidad, si existen datos de malnutrición, en fin que trabajo queda pero todo se andará.

Aquí dejo los enlaces de los artículos antes mencionados, son de imprescindible lectura.

¿ES EL BABY-LED WEANIING UN PATRÓN RECOMENDABLE?

LA ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA A DEMANDA CON SOPORTE PARENTAL EDUCATIVO NO INCREMENTA EL RIESGO E SOFOCACIÓN

martes, 17 de octubre de 2017

OBESIDAD INFANTIL Y BABYLEDWEANING

Si hay un tema que nos agobia a los padres es la alimentación de nuestros hijos, desde el minuto cero, estamos al pendiente de que coman; al inicio es la lactancia materna o la artificial, pero el verdadero quebradero de cabeza llega con la alimentación complementaria.

Curiosamente lo que más nos preocupa es cuando el bebé no come, cuando "lo vemos muy delgadito" a comparación de niños de su misma edad. Consideramos una ALEGRÍA cuando el bebé come mucho y de todo, en cambio si es lo contrario corremos al médico para que valore el porqué. Muchas veces hemos hablado de la famosa "PERCENTILITIS AGUDA" esta tabla que si no la entendemos e interpretamos correctamente se vuelve nuestra peor enemiga y ver a nuestro hijo/a en un percentil bajo nos llena de angustia. ¿Pero qué sucede con el caso contrario?, ¿Qué sucede cuando nuestro bebé está en los percentiles altos?.



Aun hay quienes consideran sinónimo de buena salud, ver a un bebé "gordito", con mofletes que no dejan ni ver sus ojitos, lleno de pliegues en piernas y brazos. El niño mayor que come en cantidades excesivas lo vemos como el "buen comedor". ¿Qué sucede con la obesidad infantil?

Definamos obesidad: es un exceso de grasa corporal, para cuya medición utilizamos en Índice de masa corporal (IMC) que se obtiene de dividir el peso en kilogramos por la talla en metros al cuadrado. Existen tablas que nos determinarán según la edad, el sexo y el IMC si nuestro hijo tiene sobrepeso u obesidad.

Las causas de la obesidad infantil son variadas pero el mayor porcentaje es debido a la relación entre aporte calórico y el gasto del mismo. El sedentarismo es el factor que determina en un mayor porcentaje la obesidad en niños y adolescentes. Siempre hemos hablado tanto en el caso de niños con bajo peso como en los niños con sobrepeso u obesidad que existen factores hereditarios, los cuales debemos tomar en cuenta, antecedentes familiares de obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, etc.; pero aun existiendo estos factores el mayor porcentaje de causas de obesidad siguen siendo las exógenas, como los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo.

Hay dos características que durante la exploración física el pediatra tomará en cuenta: la talla y la edad ósea.

De ahí encontraremos dos grupos de niños:

Niños con obesidad simple o exógena: normalmente niños de talla alta, por encima del percentil 50 y maduración ósea acelerada.

Niños con obesidad endógena: Talla baja por debajo del percentil 5 y maduración ósea retardada.

Cuando el pediatra determine a que grupo pertenece el niño, iniciará el tratamiento adecuado.

En este post sobretodo quiero hablar de lo que sí podemos evitar, cómo podemos prevenir la obesidad infantil y desmentir la falsa idea de que el "niño gordito" es el niño sano.

Primero que nada, si no entendemos la tabla de percentiles, no dudemos en pedir al pediatra que nos explique como se interpreta, cuándo algo debe preocuparnos y cuándo no.

Segundo, ante cualquier duda sobre el peso, la alimentación y el desarrollo de nuestros hijos, será el pediatra la persona más indicada para darnos el diagnóstico, causas y pautas a seguir.

Dejando estos dos puntos SUPER CLAROS, viene ahora nuestra responsabilidad como padres; somos nosotros lo que acercamos por primera vez a nuestros hijos con los alimentos, somos quienes inculcamos los buenos o malos hábitos; el EL VALOR CULTURAL QUE DAMOS A LOS ALIMENTOS que consideramos son para niños.


Cuando hablamos de Baby Led Weaning y la prevención de la obesidad, la bibliografía que encontramos sobre el tema, señala grandes ventajas de este método.

Una de las principales ventajas son que la oferta de alimentos son más saludables, libre de productos que contengan azúcares, sal, conservantes, etc. Otra es el respeto a la saciedad del niño, no se obliga a comer, no se engaña para que coman la cantidad que consideramos deben comer, cuando el bebé dice basta, es basta. Cuando se ofrecen los alimentos sobre todo al iniciar el BLW, son sin mezclar, uno a uno, de esa manera el bebé aprende a disfrutar los distintos sabores y texturas; le permitimos tener una relación cercana y sana con los alimentos, no se convierte en una pelea, no tenemos que ocultar las verduras entre otros alimentos para que así los coma.

Las pautas, los alimentos no recomendados antes del primer año de edad y la recomendación de no ofrecer azúcar y sal a los niños de cualquier edad, buscando siempre la forma más saludable de la preparación de los alimentos son componentes del método baby led weaning y medidas que ofrecen una prevención al sobrepeso y la obesidad.

Estudios han indicado que los padres que realizan BLW con sus hijos tienden a realizar una compra saludable, con menor cantidad de productos alimentarios superfluos.

Enlaces a los artículos que me he referido:
El paso de la teta a la mesa sin guión escrito
How Feasible is Baby-led-weaning as an approach to infant feeding?, A Review of the evidence

No podemos escapar de esta responsabilidad, no podemos fingir que no está en nuestras manos usando el "pero si son niños, normal que les gusten los dulces, chocolates, galletas". Somos ese espejo en el que ellos se miran, si lo ven en casa, será lo más habitual del mundo; si la despensa está llena de productos y alimentos superfluos, es la visión que tienen de la dieta familiar. Si llenamos nuestra despensa y neveras de alimentos saludables dejarán de verlos como un castigo o una obligación, será el día a día. Un plátano para merendar será de lo más normal y delicioso, si beben agua y no refrescos, aprenderán a disfrutarla.

"Por un poquito no pasa nada", bueno tal vez, por una vez que tome un refresco no pasará nada, pero ya les habremos despertado el gusto a un sabor distinto que puede rechacen o puede que quieran más; el daño estará hecho.

¿EXAGERADA? no puedo para calmar la conciencia de algunos decir que no pasa nada, que está bien, porque no lo está; no, no se van a morir por una chuche; no, no se van a poner obesos por una galleta de vez en cuando pero ya hemos influido de manera negativa en sus hábitos, no nos extrañe si la siguiente vez que le ofrezcamos una manzana nos diga que prefiere un donut de chocolate.
 
¿No sería una insensatez y poca ética desde mi perfil médico, decir lo contrario?. Tan ilógico como decirles a aquellos que fuman, que no pasa nada, que puede que sí o puede que no, terminen con un enfisema pulmonar o un cáncer de pulmón. ¿A que no cuela?.

La salud de nuestros hijos es un regalo, un regalo que nos ha sido encomendado a nosotros como padres, que después de guardarlo y cuidarlo durante años, un día lo dejaremos en sus manos y ya no tendremos control sobre él. Sérán adultos con la libertad de elegir que hacer con su cuerpo, con su salud. Así que aprovechemos estos años, para crear la base de una vida larga y saludable.
 
 

martes, 3 de octubre de 2017

¿CUÁNDO EMPIEZAN A MASTICAR LOS BEBÉS? BLW

¿Pueden los bebés triturar los alimentos sólidos si aún no tienen dientes?, una pregunta muy habitual cuando nos estamos informando sobre el método Baby Led Weaning, porque desde muchos años atrás se asume que los bebés al no tener dientes no pueden consumir alimentos sólidos  y deben empezar con triturados, entonces cuando nos topamos con este método nos llama la atención que los niños salten de una textura líquida (la leche materna o fórmula) a los sólidos BLANDOS. Hago hincapié en la palabra "BLANDOS" porque es la consistencia que deben tener los alimentos al iniciar BLW.
 
 
 
Existen varios factores que determinan la conducta alimentaria, es decir factores que nos orientan sobre si el bebé está preparado para iniciar la alimentación complementaria, entre ellos se encuentra el desarrollo psicomotor, la maduración del sistema digestivo, la función renal y hepática; pero también está la maduración mental sobre su interés por los alimentos y el desarrollo de su saciedad.
 
Los movimientos de la boca van variando según la edad de los bebés, en un inicio tenemos el reflejo de búsqueda y la succión que le permite alimentarse de la leche materna o la fórmula, a su vez está el reflejo de extrusión del cual hemos hablado en otras ocasiones, es el reflejo que tiene la lengua e impide que entre otra textura que no sea la leche, es un mecanismo de protección; este se va perdiendo alrededor de los 5 a 6 meses. A los seis meses aparecen los movimientos de ascenso y descenso de la mandíbula (movimientos masticatorios), los movimientos de la lengua de manera lateral que llevan los alimentos hacia los molares aparecen a los 8 meses de edad y los movimientos rotatorios que ayudan a desgarrar carnes y otros alimentos de mayor consistencia aparecen entre los 12 y 18 meses de edad.
 
Por lo tanto en referencia a estas edades podemos concluir que aún antes de iniciarse la dentición, el bebé ya tiene movimientos masticatorios. En base a estas características que va obteniendo el bebé son las pautas de introducción de alimentos y el porqué en un inicio del BLW se insiste en la cocción de los alimentos para que estos sean blandos, que se deshagan fácilmente en la boca.
 
¿Cómo sabemos cuál es la consistencia adecuada? bueno, yo suelo dar dos tips, coger el alimento y si podemos aplastarlo entre los dedos índice y pulgar sin esfuerzo es una consistencia que el bebé podrá gestionar; otro, para los más desconfiados es tan simple como introducirlo en la boca y si con solo tu lengua puedes deshacerlo, ahí está el punto ideal. Además hay alimentos que por sus características, al contacto con la saliva se deshacen prácticamente solos, como la patata, zanahoria, calabacín, siempre cocidos. Otros como el pan, son excelentes entrenadores porque si aun existe reflejo de succión los peques los irán chupando hasta poder deshacerlo.
 
 
 
Insisto mucho en que cada niño es un mundo, cada uno tiene su propio desarrollo y por lo tanto tenemos que aprender a observar la evolución de nuestro hijo o hija con respecto a su desarrollo psicomotor. Esto influye en que alimentos ofreceremos y su consistencia. Pasa en muchas ocasiones que me comentan algunos padres que sus hijos les cuesta gestionar cierto alimento, en estos casos siempre recomiendo esperar, si hoy no puede, es cuestión de darle un par de semanas e intentarlo de nuevo, porque en poco tiempo notaremos cambios. A BB Javi por ejemplo el plátano, siendo uno de los alimentos que se recomienda para iniciar, le costaba mucho gestionarlo, así que dejé de ofrecerlo y lo hice más adelante cuando lo observé más preparado y BINGO!!.
 
Una de las grandes ventajas que tiene el BLW es este entrenamiento que tenemos con las texturas, el ejercicio que realizamos de los músculos masticatorios, los fortalecemos, al igual que la lengua y está muy relacionado también con el proceso del habla.
 
 
 
En varios artículos médicos se habla sobre un periodo de ventana para pasar de los alimentos triturados a los sólidos, para facilitar la gestión de estos alimentos y su aceptación, suele ser entre los 10 a 18 meses de edad. Con el método BLW mejoramos esta aceptación de nuevas texturas y su gestión temprana.
 
Importante: en el caso de niños con déficit de desarrollo psicomotor, prematuros, habrá que comentar con nuestro pediatra la opción del BLW y seguir sus indicaciones sobre la introducción a la alimentación complementaria.
 
El que estimulemos la masticación a una edad temprana influye mucho en la aceptación de las texturas, a su absorción e incluso a un sano desarrollo de la saciedad. El niño decide cuanta cantidad quiere comer, manipula los alimentos, define texturas, colores, olores; en fin, son  múltiples las ventajas.
 
Entonces a la pregunta, si un bebé aun sin dientes puede comer sólidos (blandos, cocinados), la respuesta es SÍ pueden, pero estaremos pendientes de su gestión y el desarrollo de la misma, no todos estarán preparados a los 6 meses y un día, no todos lo gestionan igual y a la primera.
 
Espero este post les sea de gran utilidad, pueden pasar por el post PRIMEROS ALIMENTOS SUGERIDOS , donde encontrarán láminas con datos nutricionales y cómo podemos ofrecerlos a los bebés al iniciar la alimentación complementaria con el método BLW.
 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

MIEDOS Y BABYLEDWEANING

Y arrancamos!!! Después de unas vacaciones de este mundo 2.0, estamos de vuelta y con mucha energía.
 
Si puedo elegir uno de los principales temas sobre los que más me preguntan las mamás y los papás cuando hablamos de BLW es sobre todo los MIEDOS, miedo al atragantamiento, miedo a que no reciba los aportes necesarios de nutrientes, miedo al desorden, a las críticas... MIEDOS, MIEDOS Y MÁS MIEDOS!!!; y espero con este post ayudarles a vencerlos y disfrutar de esta gran aventura junto a sus peques.
 

 

MIEDO 1: HIERRO

Muchos me preguntan qué pasa si los bebés no comienzan a comer carne para recibir el hierro que necesitan. En el post HIERRO, desarrollé el tema por si quieren leerlo más a fondo. Recordemos que al nacer los bebés tienen unos depósitos de hierro que irán consumiéndose durante la etapa de la lactancia hasta que se inicie la alimentación complementaria, estos depósitos pueden variar por diversas razones; el corte prematuro o tardío del cordón umbilical, este último está comprobado que aumenta la cantidad de hierro que formará parte de estos depósitos, por lo tanto es la práctica recomendada si es posible. Otros factores son la anemia durante el embarazo y la prematuridad. Nuestro pediatra estará al tanto de todos estos factores de riesgo y por lo tanto si así lo considera solicitará analíticas de control y en caso necesario indicará suplemento de hierro.
 
Por lo tanto en el caso de que no tengamos estos antecedentes será importante observar a nuestro peque si presentara alguna sintomatología, si nuestro peque no aumenta de peso, no tiene un desarrollo psicomotor adecuado, no juega etc., de la misma forma acudiremos al pediatra para una revisión.
 
Si nada de esto sucede con los bebés podemos esperar a que nuestro bebé cumpla los requisitos para iniciar la alimentación complementaria, porque no es que el bebé en cuanto cumpla los 6 meses y un día después perderá todos estos depósitos y tendrá anemia, no funciona así. Además es importante saber que no solo las carnes nos aportan hierro, hay muchos otros alimentos ricos en este nutriente.
 
 

MIEDO 2: ¿ESTARÁ COMIENDO LO SUFICIENTE?
 
Y volvemos al trasfondo de esta pregunta, "¿está comiendo lo qué YO, MAMÁ/PAPÁ, considero que debería ser la cantidad suficiente?". Una de las "primicias" del BLW es permitir al niño decidir en respuesta a su saciedad cuando ya ha comido lo suficiente, pero a veces eso nos cuesta, porque claro, si el hijo de mi hermana come dos tazones de cereales y tiene la misma edad y mi peque con dos cucharadas ya está satisfecho, suponemos que algo va mal; cada persona es distinta y recordar que el estómago de los bebés no es de la misma dimensión que la de los adultos, porque muchas veces confundimos lo que suponemos para nosotros sería una cantidad adecuada, viendo estas cantidades con ojos de adulto. Alimentación complementaria, COMPLEMENTARIA!!!,  complemento, extra, apoyo, como quieran llamarle, no es la base de su alimentación, esa es la leche y esa sí que no debe faltar. Aprender a respetar la saciedad de los peques es muy importante, no es que sean caprichosos, ni nos están tomando la medida, los bebés justamente reaccionan por instinto, obedecen a las señales de su cuerpo y si tienen hambre creerme que se los harán saber.
 
 

MIEDO 3: ES IGUAL HACER BLW CON LACTANCIA ARTIFICIAL
 
Es lo mismo, vamos no voy a entrar en el rollo que ya todos sabemos, de si es mejor la leche materna que la artificial; lo que dicta la ciencia es tal cual, nada mejor que la leche materna, punto. Ahora bien sigue siendo la opción correcta y correspondiente si no se lleva a cabo la LM, por lo tanto se siguen las misma pautas al iniciar la alimentación complementaria. La leche artificial será su principal alimento hasta el año de edad, se ofrecerá antes que los sólidos y los sólidos no la sustituyen.

MIEDO 4: ATRAGANTAMIENTO
 
Tengo un post entero sobre el tema Enlace aquí, pero es verdad que es el miedo más recurrente y más difícil de controlar. Totalmente entendible y creo sin duda la inmensa mayoría de los que decidimos aplicar BLW lo sentimos. Dejas a tu peque su primer trozo de comida y te invaden los mil demonios, te sientas al filo de la silla, observando cual águila cualquier posible gesto de atragantamiento; es difícil. Importante siempre diferenciar entre arcada, atragantamiento y asfixia, en el post les comenté sobre estas diferencias porque las maneras de actuar no son las mismas.
 
Ahora como lo vencemos, bueno opciones existen:
-CONFIAR EN TU BEBÉ
 
-CONFIAR EN EL REFLEJO QUE LO PROTEGE DEL ATRAGANTAMIENTO
 
-AL INICIO OFRECEREMOS SIEMPRE ALIMENTOS DEL TAMAÑO DE SU PUÑO PORQUE UN TROZO DE ESE TAMAÑO NO OBSTRUIRÁ VÍA AEREA.
 
-OFRECEREMOS ALIMENTOS BLANDOS QUE SE DESHAGAN PRACTICAMENTE AL CONTACTO CON LA SALIVA Y CON LOS MOVIMIENTOS DE LA LENGUA.
Si dudas de la consistencia, coge el trozo de comida y si puedes aplastarlo usando tu dedo índice y pulgar es ideal, si aun así dudas, come tú un trozo y solo con la lengua intenta deshacerlo, si lo consigues tienes la consistencia perfecta.
 
-FORMARSE EN PRIMEROS AUXILIOS. Esto es un "must" independientemente si hacemos BLW o no, por la seguridad de nuestros peques, porque su afán de explorar nos puede llevar algunos sustos y tenemos que saber como reaccionar ante ellos.
 
-NO ATAR AL NIÑO A LA TRONA. Si tuviéramos que auxiliarlo, los segundos son claves y si lo tenemos atado, perderemos tiempo.
 
¿Qué el miedo sigue ahí?, tienes que tomar una decisión, hacerle frente y tratar de disfrutar o sin agobios seguir una alimentación complementaria tradicional y señores y señoras.... NO PASA NADA.
 
 

MIEDO 5: REACCIONES ALÉRGICAS.
 
Si en la familia existen antecedentes de alergias, siempre, siempre, seguir las indicaciones del pediatra, porque se tendrá que hacer un seguimiento más cercano al momento de ir introduciendo alimentos. En caso contrario está demostrado que retrasar la introducción de alimentos, no disminuye el riesgo de alergias. Ofrecer los alimentos nuevos uno por uno, no mezclarlos e intentar ofrecer los alimentos nuevos durante el día, no durante la noche porque si el peque se va a dormir podemos pasar por alto algún signo o síntoma.
 
Espero haber abarcado los principales temores que existen entorno al Baby Led Weaning, si tienen algún otro me encantaría que me lo comentaran y seguro tiene solución, seguro encontraremos juntos la manera de disfrutar de esta gran experiencia. El BLW será siempre un método seguro si seguimos las pautas que se indican y conseguiremos el objetivo que al final perseguimos...VER A NUESTROS HIJOS DISFRUTAR DE SENTARSE A LA MESA!!!.