martes, 23 de mayo de 2017

EL DESASTRE DEL BABYLEDWEANING: CONTROL DE DAÑOS

Hace una semana Madresfera me dio la oportunidad de participar en el podcast Buenos Días Madresfera para hablar sobre Baby led Weaning,(PODCAST AQUÍ) charlamos sobre aspectos generales del método y uno de los puntos que tocamos eran las ventajas y desventajas del método, porque como sabemos no todo es color de rosa y menos en los temas de crianza; con el BLW no es distinto, las ventajas siempre son más fáciles de celebrarlas y llenarse la boca de ellas pero cuando llegamos a las desventajas también debemos aportar sinceridad y es así... el BLW es un DESASTRE!!!. A ver, a ver, me refiero claramente a que limpio lo que se dice limpio, no es.

Sabemos que con el BLW permitimos que los bebés experimenten y tengan un contacto directo con los alimentos, esto incluye aplastar, amasar, embarrar y claro lanzar!!!. Muchas veces les he comentado que esto es mero instinto de supervivencia porque ellos tienen que asegurarse que eso que nosotros llamamos comida y que ellos nunca han visto es seguro. Que mejor que asegurarnos que no va a explotar, rebotar o salir corriendo por eso hay que tocarlo y jugar con los alimentos. Esta experiencia conlleva a comida en el suelo, en la trona, en la cara y probablemente en sitios fuera del perímetro de la trona.

Lo que quiero contarles es lo que nos ha funcionado en casa para el control de daños:

1- PECHITOS DE MANGA LARGA
Hay unos pechitos muy prácticos que son completos, como los babis de las guarderías; nosotros lo compramos en Mothercare, al ser completos se manchan menos y cae sobre el pechito parte de la comida que no llega a sus boquitas.

 
 

2- TRONAS SIMPLES
La trona de BB Javi es de Chicco, fue un regalo y es muy chula, pero tiene sus pros y contras, de pros es que es multiposición, es amplia y la bandeja tiene la parte fija y lo se arriba como si fuera una tapa que se puede quitar y lavar perfectamente; como contras es que es muuuuuy grande y ocupa mucho espacio y lo que menos me gusta son las colchonetas que tiene en el asiento y el respaldo son un engorro para limpiarlas porque la comida que cae se mete entre los pliegues y te toca quitarlo todo para limpiarlo bien. Así que con los mellizos simplificamos las cosas y nos decidimos por las de IKEA, prácticas, limpias y en casos de desastre masivo, un manguerazo y listo! jajajaja.



Portátiles tenemos las de CAM que son súper prácticas y duran mucho tiempo, BB Javi la ha usado hasta los 2 años y medio prácticamente porque cuando ya lo de la bandeja no te interesa y comen sobre la mesa, tiene tres alturas que al adapatarse a cualquier silla la acoplas a la altura de la mesa.


3- PLÁSTICOS O MANTEL DEBAJO DE LA TRONA
De manera DIY hay mamis muy prácticas que amarran entre las patas de la trona una camiseta vieja o ponen un plástico o mantel debajo de la trona y así todo se levanta de una, pero también hay un pechito-bandeja que es una monada y que aunque no lo he probado me parece bastante práctico, lo pueden encontrar en APLICANDO BLW TIENDA.



4- PLATOS CON VENTOSA
Me imaginó los habrán visto, están los de HAPPY MAT, que todo el plato es una bandeja con ventosa, van muy bien en un inicio, pero cuando el peque descubre como vencer la succión jajajaja, salen volando igual, así que o al inicio o cuando el bb ya sepa dejar el plato en la bandeja son buena opción. Nosotros compramos platos hondos de MOTHERCARE con ventosa y para ofrecer a bb javi, cremas, cereales con leche, etc., iban muy bien.



En el post de CUÁNDO EMPEZAR A USAR PLATO, VASO Y CUBIERTOS, les conté como fue el proceso de BB Javi para que se acostumbrará al plato  y no lo lanzara por el aire.
5- VERANO
Si tenemos la suerte que nuestros peques empiezan la alimentación complementaria en verano nos hace la vida mil veces más fácil porque los podemos poner a comer solo con su pañal y si el desastre es grande pues directo a la ducha y no nos agobia tanto como pudiera ser en invierno por el tema del frio y si pudieran enfermar por mojarse. Recuerdo la primera vez que ofrecí kiwi a BB Javi, directo a la ducha y la bañera quedo llena de semillitas jijijijiji, pero lo pasamos bomba!!.




6- PERDER LA OBSESIÓN POR LA LIMPIEZA
Si eres muy tiquismiquis con la limpieza podemos entrar en un conflicto porque como he dicho este método limpio no es, así que si nos aventuramos tendremos que hacer de tripas corazón y aprender a relajarnos.
 

7- CÁMARA EN MANO Y A DIVERTIRSE
Este es el punto más importante, porque les aseguro que las fotografías que van a conseguir son inmejorables, sonrisas, gestos y logros que querrán preservar por siempre. Disfrutar con el bebé mientras comemos todos en familia es una sensación tan grata que te hace pensar, que aun si los inicios fueron difíciles, vale la pena.



La gran oportunidad que nos ofrece el BLW de ser tan niños como nuestros hijos y sorprendernos a su lado del sabor agridulce el kiwi, de como se resbala el mango, de la lengua roja después de comer sandía es como si para nosotros también fuera la primera vez. Así que a divertirse que ellos nos darán los motivos.

viernes, 12 de mayo de 2017

DESPUÉS DE DOS AÑOS...ESTA ES LA HISTORIA.

Me he decidido a escribir este post para participar en el carnaval de Madresfera #AclaraLaPsoriasis, el carnaval consiste en contar sobre algún momento de nuestras vidas que tuvimos que afrontar una situación difícil, cómo fue el proceso y cómo llegamos a un desenlace, sobre todo porqué no debemos TIRAR LA TOALLA. 
 
Mi historia, es la de mi hijo mayor, Javier. Esto que voy a contar lo sabe muy poca gente, de hecho familia cercana y poco más; mi marido y yo somos de la idea que los problemas son de puertas para adentro y que no vale la pena alarmar si no tenemos las respuestas a las preguntas que pudieran surgir. No nos gusta el victimismo, ni las miradas de pena que aunque con afecto pudieran darnos la gente. Todo empezó cuando Javier cumplió 3 meses, lo llevamos al pediatra a su revisión mensual y la pediatra se mostró algo preocupada porque aun tenia tinte ictérico, es ese color amarillento de la piel que la mayoría de los bebés antes de los tres meses pierden; la recomendación habitual que dan los pediatras de poner a los peques al sol a través de la ventana para que esa coloración desaparezca, nosotros la seguimos pero Javier seguía amarillito. Nos mandó a hacer una analítica, cuando nos llamó para darnos los resultados empezó el calvario, nos dijo la pediatra que teníamos que ir inmediatamente a urgencias para que a Javier lo valorara el oncólogo; bueno creo que pueden hacerse una idea de nuestra cara al escuchar la palabra "oncólogo". Le comenté que yo era médico y que me dijera el porqué necesitábamos la valoración, me dijo que tenía la alfa-fetoproteína elevada, muy elevada. A veces pienso "bendita ignorancia", aunque mi marido no entendía los términos, yo tenía claro a que se refería.
 
 
 
Cuándo se encuentra la alfa-fetoproteina elevada en los bebés, la cual debería desaparecer a las pocas semanas de nacido, es un indicador de un probable tumor hepático y si no es en hígado podría ser testicular u otro tumor. El mundo se me vino abajo, mi niño, el regalo que la vida me prometió; llegan las preguntas del ¿porqué a nosotros?, ¿porqué a mi bebé? y la respuesta no llegaba.
 
Nos dirigimos a urgencias y nos enviaron a realizarle una ecografía, todo salió normal, esa espera entre que el médico está colocando el transductor e iba revisando el abdomen de mi bebé fue eterna, perdía fuerzas en cada segundo; nos atendió el oncólogo que desde ya tengo que decir que más médicos debería haber como él, empático, sincero, entregado a su profesión y a sus pacientes. Nos dijo que después de valorarlo, él no encontraba por el momento nada de que preocuparse pero que al estar la analítica alterada debía ser lo más precavido posible y descartar cualquier cosa. Para no hacer el cuento largo, mi bebé a sus 4 meses de edad ya le habían hecho a saber cuantas analíticas, cinco ecografías, una radiografía y una resonancia magnética. Cuando salió de la resonancia, por obvias razones lo tuvieron que sedar, me lo entregaron dormido, cogí a mi hijo en brazos tan blandito, tan indefenso y todos mis miedos acumulados salieron a flote, ese día no pude despegarme de él, abrazarlo, besarlo, compartir el momento teta como nuestra burbuja para olvidarnos de lo que fuera sucedía.
 
 
 
El oncólogo nos dio el alta pero como las analíticas seguían alteradas, nos derivó al servicio de Metabolopatías, ¿qué quería decir esto? que ahora empezaba una nueva incógnita, tendría nuestro pequeño una enfermedad rara, una enfermedad del metabolismo. Al final de ahí también nos dieron el alta, para cuando Javier tenía 5 meses ya no tenía ni rastro de tinte ictérico, crecía y se desarrollaba como cualquier otro niño, sonreía, jugaba y nos llenaba de alegrías los días. Fue en este momento cuando vivimos una experiencia muy, muy mala; Javier ya tenía un año y medio y topamos con un médico que parecía emocionado al soltarnos las mil y un enfermedades que podría tener mi hijo y que no se habían aun examinado. Nos dio una catedra y se quedó tan ancho. Enfermedad de Wilson fue la última que nos dijo y de ahí acabamos en el servicio de Gastroenterología y Oftalmología, madre mía!! esto era un no parar. Más pinchazos, más ecografías, más citas y nada en conclusión.
 
Las analíticas de Javier iban mejorando, los valores que antes alarmaban, estaban en parámetros, si no normales, no indicaban enfermedad alguna.
 
Diagnóstico final: ICTERICIA POR LACTANCIA MATERNA.
 
Pensé que podría haber perdido a mi hijo, pensé que podría sufrir, pensé que no tendrías las fuerzas para superar cualquiera de estos panoramas; lloré, lloramos, mucho. Le reclamé a la vida ser tan injusta, porqué si después de regalarme a mi hijo podía intentar arrebatármelo. Por más que recordaba esas frases de "los hijos no son tuyos, son prestados", "todo tiene una razón"; ¡no, no y no! mi hijo es mío, es mi razón de vivir; ¡no, no y no , no hay razón que valga para que un niño sufra!.
 
 
 
¿Cómo salimos adelante mi marido y yo?, hablando, expresando nuestros miedos, acompañándonos y siendo fortaleza uno para el otro cuando hacia falta; cuando uno perdía la fe, el otro estaba ahí para recordar que estábamos juntos y que todo iría bien. Decidimos en algún momento de esta batalla, disfrutar del día a día, dejar de preocuparnos por lo que no sabíamos, vivir cada instante, ver crecer a nuestro pequeño sin temor. Empezamos a hacer planes a futuro, viajes, su bautizo, cumpleaños, hermanito; planear sin tomar en cuenta lo demás. Tal vez por eso no lo contamos a más gente, porque de esa forma nos manteníamos serenos ante la adversidad.
 
Hoy mi hijo sigue tan sano como el primer día y ahora es el hermoso hermano mayor de Isaac y Sergio. Si con algo nos quedamos de esta experiencia es el vivir intensamente cada día, nada nos robará más sonrisas e incluso las lágrimas, abrazamos los momentos y guardamos fotos mentales de nuestros días en familia.
 
 
 
Cada noche como desde el primer día, me tomo un tiempo para observarlo mientras duerme y para guardar en mi cabeza, cada gesto, cada trazo, cada suspiro; pudo no ser así, esta podría haber sido una historia distinta pero tengo a mi niño y seguiré junto a él inventando cuentos de piratas y cofres del tesoro, bajando al garaje de casa diciendo que es una cueva en la que vive un dragón morado que nos llevará a volar por el mundo, riéndonos haciendo cara de pasita y de tomate y dándonos besos de fresa y chocolate.
 
Si alguien conocido lee esto y se pregunta porque no lo conté antes, permitirme el egoísmo de mi dolor de madre, no por no confiar en tantos buenos amigos que tengo la suerte de tener, pero necesitaba guardarlo, así como hoy necesitaba contarlo.
 
Ser padre o madre es vivir con un temor constante, con incertidumbre a cada paso, pero no habrá una experiencia que te regale tanto, que te convierta en la mejor versión de ti mismo, que el entregar tu vida a tus hijos. Que los hijos "son prestados", algo bueno habré hecho si me ha "prestado" tres soles con los que seguiré compartiendo la aventura, la gran aventura de vivir.
 
 
 
Con todo mi cariño este post dedicado a las personas que padecen Psoriasis, para acompañarlos en su lucha, que sepan que no están solos y que hay más voces unidas a las suyas para hacerse escuchar.
Si quieres más información sobre la Psoriasis la encontrarás en estos enlaces:
 
 

jueves, 4 de mayo de 2017

Viernes Dando la Nota: #YoTambienTengoCrohn

 


Una de las grandes razones por las que me hice médico es que algo dentro de mi no solo no soporta el dolor ajeno, además tengo la necesidad de hacerle frente. A muchos no les gusta ver a la cara el sufrimiento de otros, porque no podemos negar que es duro, crea impotencia muchas veces y nos recuerda que frágil es la vida; pero, son justamente las campañas de concientización de enfermedades las que nos abren los ojos y el corazón, nos permite ser empáticos y ser... HUMANOS.

En especial este #VDLN es por la campaña de Una Mamá Sin Colon Pero Con Crohn #YoTambiénTengoCrohn . Esta campaña busca darle visualización y proyección a esta enfermedad y al resto de enfermedades inflamatorias intestinales, que se conozca su prevalencia, su sintomatología, la búsqueda de una tratamiento efectivo, pero más aun, busca ponerle cara y vida a aquellos que la padecen.

Luchadores y luchadoras que día a día demuestran que se puede, que hay días que la enfermedad parece ganar pero otros tantos ganan ellos/as. Un día, espero no muy lejano, no haya una batalla que librar porque tendremos asegurado el triunfo. Para ellas, esta canción de Manuel Carrasco...
 



"Porque un nudo en la garganta no se suelta si se aguanta, las espinas no se deben tragar...y a mí nadie me ha prohibido GRITAR" esto nos dice la letra de Luis Fonsi, porque también necesitamos liberarnos, porque tenemos derecho a enfadarnos y reclamar, tenemos derecho a ser escuchados.



Recuerdo que mi madre me decía que no entendía como es que quería ser médico si era tan sensible y lo soy, mucho; justo eso es lo que me hace la profesional que soy, porque la idea de que los médicos somos fríos es errónea, es nuestra sensibilidad al padecer de nuestro prójimo lo que nos empuja a darle pelea a las enfermedades, a vencer a la muerte cuando está quiere llegar fuera de su tiempo y también aceptarla. Ser sensible nunca ha sido una barrera, ha sido el puente que me une a mis pacientes.

 

lunes, 1 de mayo de 2017

BABY LED WEANING PARA ADULTOS

Sí, sí han leído bien, BABY LED WEANING PARA ADULTOS!!.  Escuchando BUENOS DÍAS MADRESFERA, este genial podcast, se habló de un libro sobre alimentos que aunque pensamos que son saludables, no lo son; de como las compañías de alimentos utilizan ciertos "engaños" para que sus productos se consuman siendo que son lo más alejado de alimentación saludable. Dicho está en otros posts anteriores mi opinión sobre los "alimentos para niños" y su triste aportación a la nutrición infantil, pero la alimentación del adulto no es ajena a estas deficiencias.

¿Cómo se puede aplicar el baby led weaning en los adultos? todo comienza con nuestros hijos, el momento de iniciar su alimentación complementaria es una gran oportunidad para mejorar nuestro hábitos a la hora de comer, para poner más atención en los que consumimos y en lo que puede verse afectada nuestra salud.


 
Nos preocupamos de que nuestro hijo/a coma las frutas y las verduras que consideramos son apropiadas para su salud, pero ¿y nosotros? consumimos estos alimentos. Le exigimos a nuestros hijos que se coman la verdura cuando nunca nos han visto comerla a nosotros, les decimos que las frutas son maravillosas pero no nos han visto con una manzana en la mano. El ejemplo en el baby led weaning es vital, una de las recomendaciones que hacemos en este método es precisamente compartir las comidas con los bebés, sentarnos a la mesa junto con ellos y comer lo mismo; en algunos casos hay que adaptar las comidas pero si bien el bebé ese día está probando el brócoli por primera vez, no nos matará ponernos unos cuantos en nuestro plato y disfrutarlos; de esa manera le invitamos a aventurarse en este mundo de la alimentación. Para ellos no existe más gozo que los veamos como iguales, sentirse parte del grupo, del momento.

Estos son mis consejos para el BLW de mamás y papás:

- MEJORAR NUESTRO HÁBITOS
Si no concibes la vida sin sal y sin azúcar, date la oportunidad de desintoxicar tu sentido del gusto, te darás cuenta que al disminuir estos productos poco a poco redescubrirás el verdadero sabor de los alimentos.

-REVISAR LOS ETIQUETADOS DE LOS PRODUCTOS
No se necesita un máster en nutrición, son simples datos que debemos tomar en cuenta a la hora de comprar algún alimento empaquetado: la cantidad de azúcar, la sal, las grasas. Muy fácil, mientras más larga sea la lista de ingredientes y en cuya etiqueta solo veas nombres que te suenan a chino, ya te puedes dar una idea de la cantidad de conservantes o aditivos que pueden contener.

-MENOS PROCESADOS
Creo que es un punto que a todos nos queda claro, mientras más natural mejor. Los alimentos procesados aunque algunos los defiendan porque son más rápidos para consumir, son más baratos y la típica frase de "Ay si de algo me he de morir, si veo todo lo que no debo comer, no comería nada" son detalles a eliminar de nuestra cabeza. Que conlleva más esfuerzo preparar la comida, pues sí; que el tiempo se nos hace poco para ir al mercado a comprar productos frescos, pues sí; pero, y la calidad de vida que puedes alcanzar?

-DATE UNA OPORTUNIDAD
Roma no se construyó en un día. Trata de responderte a la pregunta ¿y por qué no?. ¿Qué puedes perder? mejor aun ¿Qué puedes ganar?... Salud, calidad de vida, años y montones de satisfacciones. Es cuestión de tomar la decisión, de darnos la oportunidad de redescubrir los alimentos, las comidas en familia y la salud.

-HAZLO POR ELLOS, HAZLO POR TI
Cuando nos convertimos en padres y madres hay un cambio de chip, algo en nuestro interior nos invita a ser mejores personas, a abandonar el egoísmo, a ser más reflexivos y cosas que antes nos parecían sin importancia cobran sentido. Cambiamos de opinión sobre muchos temas, a cuántos no les ha sorprendido como daban ciertas cosas por sentadas y al tener a sus hijos en brazos lo veían todo con otra perspectiva. A mí me pasaba con el colecho, no me veía capaz de dormir en la misma cama con mis hijos, me gustaba dormir a cuerpo de rey y pensaba que para crear una mejor rutina en los niños era que tuvieran su habitación y cuanto antes mejor... al día de hoy, dormimos cinco en una habitación, dos cunas de colecho y bb javi entre papá y mamá, no lo medité mucho, simplemente se fue dando y nos encontramos tan cómodos, tan cercanos, tan felices que jamás pensé disfrutarlo tanto. En cuestión a la alimentación pasa igual, queremos lo mejor para nuestros hijos y sobre todo los queremos fuertes, sanos y felices pero que más da este esfuerzo si nosotros no somos fuertes, sanos y felices.

-UN ALIMENTO A LA VEZ
Como en el baby led weaning, cada alimento nuevo a la vez; como adultos podemos tomar esta pauta como nuestra, pensemos en algún alimento que nunca hemos probado o que por lo que sea apartamos de nuestra dieta (seguramente por nos obligaron a comerlo de niños jajajajaja). Una propuesta nueva cada día lo hará más interesante y divertido.

-VUELVE A SER NIÑO Y DIVIÉRTETE
Aprende de tu hijo, aprende de su capacidad de sorprenderse; para ellos el mundo es tan fresco, tan único, tan novedoso y en su cara se refleja esta curiosidad por tocar, probar, oler, escuchar y disfrutar lo que llega a sus vidas. Con los años perdemos esa ilusión por probar, por arriesgar, damos las cosas por sentadas y nos estancamos en la rutina; pero cuando aparecen estos pequeños extraterrestres en nuestras vidas, con sus propio lenguaje, sus propias reglas es inevitable contagiarse de ellos. Déjate invadir por tu niño interior y junto con tu hijo vive mil aventuras incluyendo la gran aventura de empezar a comer.

 
 
¿Quién dijo que cuando se es adulto se deja de aprender? Hoy es el día de empezar una nueva vida.



-

SI ALGUIEN NO TE LO HABÍA CONTADO...LOS HIJOS DUELEN

Me salgo de la línea normal del blog, para escribir este post más personal, no sé si para hacer catarsis o para cerrar un ciclo, pero necesitaba escribirlo y dejar salir lo que mi corazón guardaba, como dice la canción de Luis Fonsi "un nudo en la garganta, no se suelta si se aguanta, las espinas no se deben tragar".
 
Después de una semana dura y difícil con la hospitalización de uno de mis mellizos, Sergio, durante una de las noches que me tocó quedarme en casa con los otros dos peques, mientras mi marido se quedaba en el hospital con el bebé, notando como la habitación se sentía incompleta, mirando su cuna junto a la cama, vacía, llegué a esta reflexión. Recordaba a la tan citada periodista que afirma, nadie le contó nunca lo que era ser madre, como es que te cambia la vida y lo que ella describe... perder calidad de la misma. Fuera de polémicas entre si tiene razón o no, me preocupe por ella, sí, sí como lo lees; será que nadie le ha dicho que... LOS HIJOS DUELEN. Si acaso le causaba agobio no poder contestar un mensaje de Whatsapp o no poder ir a cenar con los amigos como antaño, no me imagino cuando descubra esta realidad.

Duelen y mucho. Esa sensación de impotencia que te invade cuando tu hijo o uno de tus hijos está padeciendo es indescriptible, serías capaz de todo, renunciarías a todo y descubres lo que duele "el dolor ajeno". Creo que en esos momentos, si aun te quedaba una pizca de egoísmo en tu interior, este acaba por consumirse, no existe mal que no elegirías pasar en propia carne, antes que ver a tu hijo pasarlo. Y no solo hablo del un dolor físico porque hay dolores del alma que también pesan; desde la erupción de un diente hasta un padecimiento largo y complicado.



Como padres nos convertimos en expertos médicos, psicólogos, orientadores vocacionales, abogados, etc.; curamos pupas con besos, asustamos monstruos de debajo de la cama, nos conocemos la dosis del apiretal de memoria, pero también nos encontraremos con otros dolores, ¿cómo curamos un corazón roto?, ¿cómo reconstruimos un sueño que se desmorona?. Es cuando reconocemos que no todo lo podemos, qué no todo lo sabemos y que lamentablemente hay heridas que solo el tiempo en su gran sabiduría sanará. 



En esta ocasión ha sido una enfermedad, pero algún día llegará uno de mis hijos con la tristeza de algún desamor, tal vez alguno no pueda cumplir su objetivo aun después de haberse esforzado mucho y ahí estará mamá y papá para acompañarlos, para abrazarlos y si hace falta compartir sus lágrimas.
 
Mis niños, no todo lo sé, no todo lo puedo y no todo lo tengo, habrá momentos que esa impotencia volverá a invadirme, que no tendré las respuestas que buscan pero una cosa les aseguro, jamás, jamás estarán solos, aun después de esta vida mamá los acompañará. Cuando no sea un monstruo bajo la cama, cuando no sea un llanto a media noche que necesite consuelo; cuando los retos vayan creciendo a la par de ustedes, aun cuando sean adultos, siempre encontrarán en esta su casa un abrazo y millones de besos para recobrar las fuerzas.

Sergio me dueles, me ha dolido verte lleno de tubitos en el cuerpo, verte sufrir por no poder dormir por la tos, cada pinchazo que te dieron en el hospital lo sentí y tu miedo fue el mío. Isaac me dueles, porque tuve que dejarte un poco de lado para atender a tu hermano, porque eres un bebé que necesita de mamá y no estuve todo el tiempo que lo necesitabas. Javier me dueles, porque con tus cortos 2 años y medio entendías entre lágrimas que mami tenía que ir al hospital para estar con tu hermano, porque tenías tantas cosas que contarme cuando llegaba a casa y nos quedaba tan poco tiempo antes de irnos a dormir.

LOS HIJOS DUELEN, pero en este dolor encuentro mi fuerza, me descubro más valiente de lo que jamás me imaginé, me descubro mejor persona y conozco a la luchadora que vive en mí. Porque gracias a ese dolor me doy cuenta que mi corazón no es solo mío, que reconozco mis defectos y límites pero no hacen más que impulsarme para ofrecerles lo mejor.

Y quiero aclarar que no es desear el mal a nadie, pero la vida es así y ser madre o padre es más difícil que el no dormir o no poder ir al cine; que esa "pérdida de calidad de vida" te sería poco a cambio de la felicidad y bienestar de tus hijos.

Estamos ya todos juntos y por fin esta casa vuelve a ser un hogar.



La vida es una aventura, con sus altas y bajas pero sin duda vale cada segundo y cada respiro que nos roba.

sábado, 15 de abril de 2017

PIZZA ROLLS

IUna idea divertida de darle un giro a la pizza tradicional son los Pizza Rolls!!
 
No podría decir que es una receta porque no lo es jajajaja, encontré la foto en Pinterest y me gustó.
 
Les cuento como los hice y espero se animen a probar que es súper fácil y a los peques les encanta.
 
INGREDIENTES:
 
-Masa para pizza
-Jamón york
-Queso
-Salsa de tomate
 
ELABORACIÓN:
 
Ponemos sobre la masa la salsa y los ingredientes, en mi caso usé jamón york y queso, importante que no nos pasemos con los ingredientes porque si la dejamos muy gorda para enrollarla puede ser un problema.
 
Tenemos que trabajar rápido porque si la masa se pone a temperatura ambiente (si es comprada) costará enrollarla porque se pegará, así que si vemos que eso sucede la metemos en la nevera unos 10 minutos; igual si es masa hecha en casa la metemos en la nevera para manejarla mejor.
 
Enrollamos la pizza y con un cuchillo muy bien afilado cortamos los rollitos, los dejamos sobre el papel para hornear en la bandeja y al horno. El tiempo de cocción son unos 15 minutos con el horno a 250ºC por arriba y por abajo, pero bueno cada horno es un misterio jajajaja, así que estar pendientes para calcular tiempo.
 
Y listo!!  Más fácil imposible!!
 
 
 
Venga!! a disfrutar que ya tienen una idea más para varias la forma de presentar la cena de los peques.

¿CUÁNDO EMPEZAR A OFRECER AGUA A LOS BEBÉS?

Una pregunta muy frecuente cuando iniciamos la alimentación complementaria  es cuándo podemos ofrecer agua a los bebés.
 
En realidad el agua se puede ofrecer como cualquier otro alimento a partir de los 6 meses, antes de esto recordemos que de manera EXCLUSIVA solo ofreceremos leche materna o fórmula. Ahora bien, tenemos que puntualizar algunas cosas. Con la leche materna el bebé recibe no solo la alimentación necesaria sino también lo mantiene hidratado y al ser a demanda, el bebé no solo pide teta por hambre, también la pide si tiene sed, de ahí algunas tomas que pueden parecer "cortas", pero claro que como todos sabemos la teta es más que solo alimento y líquidos, es consuelo, es analgesia, es compañía, etc.
 
Entonces no es necesario u obligatorio que beban agua, no hay una cantidad específica puesto que lo que necesitan lo tiene en la leche, pero podemos iniciar su introducción sin obsesionarnos si beben o no suficiente.
 
Suele ser habitual que en meses de invierno nos cueste un poco más que la acepten y en verano lo contrario, porque el calor les invita a beber algo más, pero claro, recordemos que cada niño es un mundo. Así que junto con sus comidas podemos acercarles una pequeña cantidad de agua y como el resto de los alimentos en baby led weaning, permitirles explorar y disfrutar. También es cierto que en verano nos da menos reparo porque si se tiran el agua encima y se mojan no estamos con la preocupación de si pueden enfermarse por estar mojados y con frío.
 
¿Qué usamos para ofrecer el agua? sin problema podríamos dar el agua en vaso normal, de preferencia uno pequeño para que puedan cogerlo con sus manitas y poca cantidad para que vayan aprendiendo a sorber. También existen los vasitos entrenadores, que o bien tiene tetina o estos con tapa de seguridad que al sorber deja salir el agua sin derramarse por completo. Podemos usar biberones, pero yo recomendaría ir retirándolos para facilitarnos el destete del biberón e incluso si el bebé toma leche de fórmula así cambiar el biberón por un vasito entrenador.


Así que lo dicho, poder se puede, pero no nos agobiemos si en un inicio no la acepta; hidratado estará mientras tenga su teta. Aprovechemos el buen tiempo para matar dos pájaros de un tiro, que beba agua y que aprenda a utilizar el vaso.